Salud controla el cáncer de colon en cientos de enfermos potenciales

Recorte de prensa, El periódico (aragón) (2006-08-26) < Ir a la fuente >

El plan de prevención, iniciado en el 2002, ha estudiado ya a más de un millar de familias. Cada año se declaran 800 nuevos casos en la comunidad aragonesa y 25.000 en España.

Más de mil familias aragonesas han sido objeto de estudio para la prevención del cáncer gastrointestinal, desde que en el 2002 arrancara el Plan de Prevención de Cáncer de Colon y Recto de Aragón. El aumento de la incidencia de este tipo de tumor --que ya supera al de pulmón y se asemeja a las tasas de cáncer de mama-- ha llevado al Gobierno de Aragón a seguir impulsando este programa estratégico al que destinará casi 82.000 euros este año.

Este montante permitirá mantener vivo este plan preventivo y favorecerá la estrecha colaboración entre los expertos del Servicio Aragonés de Salud y el Instituto de Ciencias de la Salud (I+CS) con el fin de prevenir el desarrollo del cáncer de colon en los grupos de máximo riesgo, constituido fundamentalmente por los familiares de pacientes con esta enfermedad.

Con este tipo de iniciativa lo que se hace es rastrear entre la población diana --familiares de primer grado, padres y hermanos e incluso de segundo grado--, suceptibles de desarrollar este tipo de patología en su fase más inicial, es decir, cuando sólo existen pólipos o tumores benignos, momento en que es posible la curación total. De este modo, se busca reducir la tasa de mortalidad que rodea al cáncer de colon y recto, generalmente por un diagnóstico tardío.

Este programa de detección precoz, que por supuesto tiene carácter voluntario, ha analizado la situación de más de un millar de familias aragonesas que se han sometido principalmente a una serie de encuestas epidemiológicas y una colonoscopia. Y es que los antecedentes familiares están presentes hasta en un tercio de los casos que se diagnostican. Desde que arrancara este programa además ha sido preciso realizar el seguimiento a casi 300 de estos familiares al descubrir que presentaban un riesgo elevado de desarrollar un cáncer colorrectal.

Este programa, que se inició con carácter experimental en el Sector Sanitario Zaragoza III, ligado al hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza, se ha extendido a los sectores de Huesca, Teruel y Zaragoza. A pesar de que comenzó a funcionar de forma piloto hace ahora cuatro años, de la mano de los doctores Ricardo Sainz Samitier y Ángel Lanas, como jefe del Servicio de Digestivo y jefe de la sección de Gastroentereología del hospital Clínico, respectivamente, lo cierto es que se encuentra plenamente extendido en la comunidad autónoma e incluso se ha convertido en un referente en varios países europeos.

CRECIMIENTO CONSIDERABLE Hasta el momento, este programa ha permitido crear una base de datos integrada en red para todos los sectores sanitarios del Salud, se han elaborado materiales informativos, se ha creado una página web para la ayuda a familiares y pacientes y se han adecuado las técnicas de diagnóstico genético del cáncer de colon hereditario.

El notable incremento en la incidencia de esta enfermedad, que crece a un ritmo del 5% anual, fue uno de los motivos que llevó al Departamento de Salud a respaldar en su día el programa de detección precoz, entre la población con mayor nivel de riesgo, eso sí, siempre de forma voluntaria.

Y es que la realidad demuestra que el cáncer de colon y de recto se ha convertido en el cáncer más diagnosticado en España, con más de 25.000 casos al año, y en Aragón, con una media de 850 casos anuales. Afortunadamente, su mortalidad del 50%, es inferior al de pulmón. De hecho, esta enfermedad neoplásica cuenta con mejor pronóstico que el cáncer de pulmón.

Y es que además de unos adecuados hábitos de vida, la detección precoz del cáncer es sin duda la mejor arma para combatirlo. El número de muertes por cáncer colorrectal puede disminuir hasta un 30% si se aplican las medidas adecuadas de detección precoz. Hoy en día ya se conoce que se necesita un periodo medio de siete años --aunque hay ciertos estudios que apuntan a ciclos de hasta 15 años-- para que a partir de un pólipo benigno se desarrolle un cáncer. Además, la incidencia de este tipo de tumores se incrementa a partir de los 50 años, por la influencia del paso del tiempo en los procesos neoplásicos en general.

El peso de la herencia es considerable en este tipo de cáncer, por lo que es preciso estudiar y rastrear de forma exhaustiva entre los grupos de riesgo, que forman todos aquellos que tienen uno o más familiares que han padecido la enfermedad. Y es ahí, donde el Plan de Prevención de Cáncer de Colon y de Recto de Aragón hace hincapié en estudiar a estos colectivos sin esperar a que aparezcan los síntomas.

Ir a la parte superior de la página | Lista de noticias

 

 
 
Creado por cycvision